Proyecto de construcción del acondicionamiento de la carretera N-260 entre Congosto del Ventamillo y Campo

 

N_260

El pasado 2 de agosto de 2016 el Ministerio de Fomento a través de una resolución de la Dirección General de Carreteras aprobaba el proyecto de construcción “Acondicionamiento de la N-260. Tramo: Congosto del Ventamillo- Campo”, en la provincia de Huesca. Podéis ver la publicación aquí.

El proyecto abarca una distancia de 12km, entre los puntos kilométricos 391,600 y 404,150, en los municipios de Castejón de Sos, Seira y Campo, y tiene un presupuesto de 44,6 millones de euros, de los cuales un 40,5% se dedica a actuaciones de integración ambiental. Además, se incluye también el reasfaltado de la parte del Congosto propiamente dicho, zona en la que, por motivos ambientales, no se efectuarán obras de mejora ni ensanchamiento de la calzada. Lo mismo sucede, por otras razones, con la travesía de Seira.

Se proyecta la ampliación de la calzada hasta una anchura de 8m, con dos carriles de 3,50m y arcenes de 0,5m, así como puntuales ensanchamientos en curvas, si bien estás quedarán bastante suavizadas respecto a la situación actual. En algunos puntos se utilizará, para ello, estructuras en voladizo. Se prevén también dos túneles, uno de 265m y otro de 540m, salvando así zonas especialmente conflictivas.

Hace unos días nos dejamos caer por la Delegación del Ministerio de Fomento en Huesca con el fin de echar un vistazo al proyecto y ver cómo quedará el trazado si es que llega a realizarse la obra. Esta actuación viene a satisfacer, al menos en parte, las demandas seculares del Valle de Benasque y sus gentes, uno de los más turísticos del Pirineo aragonés, cuya única vía de entrada, o la principal, se encuentra en unas condiciones prácticamente idénticas a las de inicios del siglo XX, ya que no se han efectuado cambios significativos en la misma. Hay que reseñar, también, que esta misma nacional 260 continúa su trazado hacia Cataluña pasando los puertos de Fades y Espina, con un trazado también pendiente de acondicionamiento y cuyas característica morfoméricas son muy similares al tramo El Run-Campo.

N260_sigloXIX

A la vista del citado proyecto, si bien la mayor parte del documento que hay en Huesca se refiere a las expropiaciones a realizar, y como valoración personal del proyecto, creo que puede resumirse en que mejor esto que nada, pero que se queda corto.

Básicamente se trata de un proyecto de actuaciones de mejora en el radio de muchas curvas, que falta hace, y en la anchura, que pasará a ser de 8m. Muchas de las curas enlazadas de la actualidad mejorarán su trazado, se suavizarán y, como consecuencia de ello, ganarán en visibilidad, además de en anchura, permitiendo un cruce mejor entre vehículos. Vaya por delante que sólo con eso ya se ganará mucho en seguridad. Pero el proyecto se queda corto en algunos aspectos.

Hay que señalar que en el documento de Huesca se remarca que el proyecto también incluye 1km a la entrada del Congosto desde El Run, si bien no aparece en los planos. Ese pequeño tramo debería realizarse también, facilitando la entrada y acabando la obra actual hasta el mismo Congosto. Ya decimos que se señala que se incluye, si bien no hay información sobre la actuación.

Sin embargo, a primera vista, lo que más sorprende es que la actuación entre el Congosto y Seira se inicia unos 350m pasado el túnel, manteniendo una serie de curvas muy peligrosas entre ese punto y dicho túnel, además de propio paso subterráneo. Es una pena que no se aproveche esta ocasión para trazar un túnel directo entre el punto de inicio del proyecto y el Congosto, evitando esas curvas y el actual túnel.

En el “proyecto de mejora de la N-260 entre el puente de entrada al Congosto de Ventamillo y la localidad de Campo”, de primeros de 2011, que podéis ver resumido aquí , se incluyen dos túneles más que salvan esas zonas, la entrada al Congosto y la salida hacia Seira (en el sentido de la corriente del Ésera), siendo un proyecto, por tanto, más completo y que acaba con esos puntos que, con la actual configuración, seguirán siendo conflictivos.

Otra cosa que llama la atención es la “limitada” cuantía del presupuesto. Son 44,6 millones de euros, de los cuales una parte sustancial se destina a medidas ambientales. teniendo en cuenta la presencia de dos túneles que suman más de 750m, voladizos y de trabajos en roca para mejorar la anchura y trazado, parece que el presupuesto de licitación puede ser un tanto escaso, más aún teniendo en cuenta la dinámica de bajas que suelen acompañar a las ofertas que se presentan, sobre todo fruto de la Ley de contratos públicos que tenemos como cruz en este país.

Otro aspecto a tener en cuenta, pese a lo “reducido” del presupuesto, es cómo se articulen las obras si es que llega a realizarse. Y es que lo deseable, además de poder mantener el paso de vehículos durante las obras, sería que estas no se prolonguen eternamente, como estamos viento en la autovía de Huesca a Jaca o en la Jaca-Frontera navarra, si no que puedan realizar en un plazo razonable, que podría fijarse en 3 años. De lo contrarío, la prolongación de las afecciones podría causar más perjuicios que beneficios. Teniendo en cuenta que la actuación no alcanza 12km de longitud, no parece descabellado reducir los plazos incluso por debajo de los 3 años citados.

Pese a esto, ya decimos que mejor esto que nada, que el proyecto, de llevarse a cabo, supondrá una sustancial mejora en la seguridad, más que en tiempo de desplazamiento, y que daría satisfacción a una reivindicación de muchos años.

A continuación os dejamos los planos generales del proyecto para que podáis echarles un vistazo y sepáis dónde se ubican los túneles o las principales actuaciones.

Un saludo.

 

 

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *